El CAMERIMAGE reúne siempre una gran variedad de Directores de Fotografía de diversos background culturales, provenientes de diferentes industrias y con diferentes niveles de experiencia, lo cual enriquece la discusión en torno a las miradas sobre el oficio, sobre el cine y sobre la vida misma.

En esta versión 25, el Premio Toda una Vida, fue entregado al norteamericano John Toll ASC, quien ofreció varios conversatorios durante la retrospectiva de sus películas en la ciudad de Bydgozcz, actual sede del Festival.

En el Opera Nova, Toll destacó el intenso trabajo de Planificación junto con los Asistentes de Dirección para lograr Planes de Rodaje con cierta flexibilidad en películas como LEYENDAS DE PASIÓN y CORAZÓN VALIENTE por las que termino recibiendo el Premio Oscar en Cinematografia en 1995 y 1996. Recordó que con su trabajo conjunto con el equipo de Arte, lograron construir sets interiores en la misma locación, lo que les permitió en ocasiones llegar a dejar escenas Interior/día inconclusas para salir y buscar la luz exterior más dramática y apropiada para ciertas secuencias, todo esto con la complicidad del Director y los Actores, que tenían muy claro el poder de la Imagen en la narrativa de la película.

Mencionó también las difíciles decisiones de Continuidad de Luz que tuvo que tomar en el rodaje de LA DELGADA LÍNEA ROJA (Terrence Malick), por el constante movimiento de las nubes que tapaban y destapaban el sol. Ante la complejidad logística de las escenas (12 actores principales, explosiones, efectos, extras, etc), con el apoyo del Director, decidieron empezar a usar el cambio de luz como herramienta narrativa, que a la postre se convertiría en un elemento emblemático en estas escenas de la Segunda Guerra Mundial.

El recorrido por todos estos rodajes de más de 100 días, con grandes infraestructuras, y las Presiones de Hollywood, me recuerdan siempre la importante labor «Gerencial» y «Política» que puede llegar a cumplir el Director de Fotografía (lo cual es aplicable en rodajes grandes y pequeños). Sin embargo me sorprendería luego el Conversatorio de Toll con Lana Wachowski y el equipo de la Serie SENSE8, donde lograron reunir un Crew muy pequeño pero muy experimentado, para recorrer 20 ciudades en 14 países, en un rodaje de mucha improvisación, a un ritmo desaforado, usando mucho de la impredecible magia de la luz natural, que a su vez le da una energía especial a la visual del proyecto. John Toll con toda su experiencia, no fue esquivo a entrar en una dinámica de producción «adolescente», rompiendo las reglas clásicas del cine, entrando de soleados exteriores a oscuros interiores de carro (corrigiendo el diafragma durante el plano)… Un gran aprendizaje de la mente abierta de un D.F siempre dispuesto a aprender y a correr riesgos.